En Veracruz, más allá de los desencuentros ideológicos que se tengan con quienes encabezan el poder oficial, lo que no cabe en la cabeza es la confesión desvergonzada de que, a estas alturas del año, hay presupuesto que no se ha ejercido y —al parecer— no se ejercerá.

Leer completo