Los actos deplorables en la colonia fueron el resultado de una élite poderosa sin restricciones y sin un poder judicial capaz de vigilarlos, y donde existía una posibilidad de rentas muy alta por el dote natural de México. Esta situación se reprodujo a lo largo del tiempo, adecuándose a los nuevos sistemas y las nuevas generaciones, en varios casos utilizando las mismas instituciones.

Leer completo