Desde antes que comenzaran a emitirse los votos de la consulta para decidir el destino del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) surgieron dudas sobre la representatividad y posible ubicación estratégica de las mesas de votación. De acuerdo con los organizadores de la consulta, se habían escogido los municipios en los que habitaban la mayor cantidad de mexicanos, pero análisis posteriores, como el de Sebastián Garrido, mostraron que entre los 538 municipios elegidos había 138 que no estaban en la lista de los más poblados, a la vez que 102 de los municipios con más población habían sido excluidos sin una razón aparente.

Javier Aparicio señaló, también, que entre los municipios elegidos para la consulta había una sobrerrepresentación en entidades como Veracruz, Chiapas y Tabasco, a la vez que se subrepresentaron a las poblaciones de Jalisco, Nuevo León, San Luis Potosí y Puebla. La explicación más probable para este sesgo parecía ser que los municipios seleccionados para la consulta eran aquellos en los que Morena había logrado obtener más votos en la elección de julio de 2018.

Dejando de lado la discusión sobre la legalidad, idoneidad o vinculatoriedad de un ejercicio realizado de manera independiente a las instituciones establecidas, así como sin entrar a los detalles técnicos o ambientales de las opciones de Texcoco y Santa Lucía, llegamos a la consulta con grandes dudas sobre qué tan representativa podría realmente ser la muestra de quienes tendrían la posibilidad de votar. 

Ilustración: Víctor Solís

Los días de la consulta pasaron y la noche del domingo 28 de octubre la Fundación Arturo Rosenblueth nos informó que 69.9% de los votos habían sido para la alternativa de la construcción de dos pistas en la Base Militar de Santa Lucía. El resultado no sólo hizo levantar las cejas de muchos por las implicaciones políticas y económicas de estos números, sino porque era un resultado que contrastaba con lo que algunas casas encuestadoras habían documentado. Por ejemplo, según Consulta Mitofsky 42.6% de los mexicanos preferían la opción de Texcoco, mientras que sólo 29.8% se inclinaba por Santa Lucía. No es tan fácil despreciar estos números, menos cuando los métodos de muestreo de una encuesta, si está bien hecha, permiten acercarse a las preferencias ciudadanas con tal precisión que, por ejemplo, las encuestas cerraron el 27 de junio señalando que AMLO tenía, en promedio, 49% de las preferencias, una cifra no muy distante del 53.19% que finalmente obtuvo.

México Decide subió una base de datos con los detalles de los resultados obtenidos en cada una de las mesas de votación, por lo que decidimos explorarlos en búsqueda de posibles explicaciones para un resultado aparentemente muy alejado de las preferencias de la mayoría de la población y para indagar en la posible existencia de un sesgo en los sufragios.

Hay que señalar que la información presentada por los organizadores de la consulta adolece de muchos problemas. Por ejemplo, no se detalla cada mesa de votación, sino que se enumeran las diferentes mesas de cada municipio, por lo que, por ejemplo, sólo sabemos que hubo 10 mesas en Mexicali y sus resultados, pero no podemos individualizar en dónde se encontraba la mesa “Mexicali 01” o la mesa “Mexicali 09”. Igualmente, la codificación que utilizaron los organizadores para las entidades y municipios no corresponde con el estándar del Marco Geoestadístico Nacional de INEGI y, en el extremo, ni siquiera los códigos postales de las mesas, reportados por México Decide en su página y a través de un documento, concuerdan con los códigos de las localidades, por lo que tuvimos que corregir manualmente las ubicaciones para así poder presentar un análisis geográfico preciso, al menos, a nivel municipal.

Al analizar a nivel estatal las diferencias porcentuales entre las dos opciones presentadas en la consulta, salta a la vista hubo un mayor apoyo a la opción de Santa Lucía precisamente en uno de los estados en los que el 100% de sus municipios estaba considerado en la consulta: Tabasco, en donde un abrumador 93% de los votantes se inclinó por esta alternativa. En contraste, aquellas entidades en donde había menos municipios representados sin una razón aparente —Nuevo León, Jalisco y San Luis Potosí en particular—, el apoyo a Santa Lucía fue mucho menor en términos porcentuales.

Si contrastamos los resultados de la consulta con los de las elecciones del 1 de julio, hay una alineación casi perfecta en la que los estados donde Santa Lucía tuvo mayor porcentaje de apoyo fueron precisamente aquellos en los que Andrés Manuel López Obrador obtuvo mayor votación.

Cuando se cambia la unidad de análisis al orden municipal y se plasman los resultados de la consulta manera geográfica también aparecen hallazgos llamativos. En el siguiente mapa se presenta la diferencia entre los votos en favor del proyecto de Santa Lucía (rojo) y los que preferían mantener el proyecto en Texcoco (verde). De un simple vistazo destacan tres cosas: primero, las grandes zonas en blanco en el bajío y el norte del país, que son los municipios en donde no se instalaron mesas de votación; segundo, en aquellas entidades que tuvieron más mesas en sus municipios, principalmente en las del sureste, el color predominante muestra con claridad el apoyo a Santa Lucía; y, tercero, resulta llamativo que entre los pocos lugares en los que la opción del NAIM logró tener mayoría se encuentra el propio municipio de Texcoco, en donde 60% de los votos se inclinaron por la continuidad del proyecto.

Parece ser que los lugares para la colocación de las casillas, entonces, más que responder a un criterio poblacional, respondieron a un criterio político en el que predominaron los municipios que ya habían apoyado a AMLO y que refrendaron este respaldo al inclinarse por la opción que impulsó durante toda su campaña electoral.

Ante este panorama, los pobladores de Texcoco parecen haber sido perdedores en este proceso. Texcoco, junto con lugares como San Pedro Garza en Nuevo León o Metepec en el Estado de México, fueron parte de los 18 municipios en los que la opción de mantener las obras del NAIM resultó ganadora. Claro contraste con Zumpango (municipio en el que está la Base Aérea), en donde Santa Lucía fue la opción clara. Conviene mencionar el caso de Atenco, municipio que en 2006 vivió un episodio de violencia entre fuerzas policiales y pobladores a raíz de la construcción de esta obra y que tuvo como resultado el reconocimiento de violaciones graves a los derechos humanos, entre las que destaca el registro de violencia sexual perpetrada por mandos medios y bajos de las fuerzas de seguridad. Allí, Santa Lucía ganó con 61% de los votos.

Otra forma de entender los resultados de la consulta se desprende de contrastarlos con algunas de las características de los municipios fuera de lo político, es decir, viendo algunas variables socioeconómicas de las localidades. De los 538 municipios en los que hubo votaciones, sólo en 18 de ellos ganó la opción de Texcoco, pero hubo una gran dispersión, ya que mientras en algunos municipios la opción de Santa Lucía obtuvo sólo 22% de los votos, hubo otros, como Sabanilla, Chiapas, en donde cosechó 98% de apoyo. Cuando se grafican los resultados de todos los municipios y se contrastan, por ejemplo, con su ingreso per cápita, al igual que en el análisis electoral, aparece una tendencia: a mayores ingresos, menor porcentaje de victoria.  

Si se cambia la variable socioeconómica de análisis, los resultados siguen la misma tendencia. Por ejemplo, cuando se contrasta el porcentaje de votación de la consulta con los años promedio de escolaridad de los habitantes del municipio, también los peores resultados para el NAIM se encuentran en aquellos lugares menos favorecidos.

Esto no es particularmente sorprendente si se tiene en consideración el discurso y la esencia misma del movimiento de López Obrador, pero resulta particularmente revelador para abrir una discusión sobre quiénes y por qué apoyaron la alternativa que terminó ganando. Si bien la consulta no fue un ejercicio representativo y la selección de los municipios participantes fue completamente arbitraria, vale la pena detenerse a reflexionar a la luz de estos resultados, ya que la decisión de los electores, más que responder a una ponderación de uno u otro proyecto, parece encontrarse vinculada a las dinámicas políticas producto de la exacerbada desigualdad que ha imperado en México.

Si la consulta se hubiese realizado en todo el país o la selección de los municipios hubiese buscado ser representativa, tal vez los resultados habrían sido más cercanos a los que las encuestas nos indicaban y probablemente la construcción del NAIM seguiría su curso. Pero el México al que se consultó y decidió fue uno muy particular; uno que puede afirmarse sin lugar a dudas que fue seleccionado de manera sesgada para que pudiera participar en esta consulta, pero, al mismo tiempo, es un México que tal vez nos ha sido ajeno y nos cuesta trabajo comprender porque a veces olvidamos que ese también es nuestro México.

 

Leonardo Núñez González y José Manuel Toral
Investigadores de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad